Viernes, 28 - Abr - 2017
Inicio » Señuelos de Pesca » Truchas a rockfishing: mejores señuelos

Truchas a rockfishing: mejores señuelos

Truchas a rockfishing:
mejores señuelos

Texto y fotos: Javier Zarza.

Prácticamente podemos adaptar cualquier tipo señuelo que emplearíamos para pescar depredadores, reduciendo su tamaño y peso al máximo posible. No hay un límite de peso establecido, orientativamente lo podríamos marcar en unos 10 gramos, todo dependerá de lo que requiera la zona que pesquemos. Podemos dividir los señuelos de esta modalidad en cuatro tipos; artificiales duros, micro jigs, micro spinners y vinilos.

Artificiales duros
Dentro de este grupo encontramos todo tipo de señuelos duros que conocemos para la pesca de depredadores como el bass, lucio o lubina, pero a una escala reducida. Los más empleados son señuelos tipo minnow, que trabajan a pocos centímetros de la superficie. En zonas donde los peces se encuentren a mayor profundidad, no hay problema en emplear pequeños crankbaits, ya sea con pala o tipo lipless o al contrario, si vemos que están comiendo en superficie, un popper o un pequeño “paseante” puede hacer que disfrutemos de picadas espectaculares.

Micro jigs. Estos jigs son miniaturas de los metálicos tan populares en la pesca en el mar, los cuales al poseer pesos tan bajos no bajan tan rápido como sus hermanos mayores y con técnicas como dientes de sierra o recogidas continuas con algunos toques con la punta de la caña, pueden arrancar ataques de estos salmónidos por reacción. No es un señuelo muy empleado en agua dulce, pero poco a poco va convenciendo a más pescadores.

Micro spinners. Hoy en día no es difícil encontrar pequeñas spinnerbaits que podemos emplear para este tipo de pesca. Es un señuelo que funciona muy bien con el resto de depredadores que habitan nuestras masas de agua, ya que con él podemos pescar todas las capas de agua, es fácil usarlas y son geniales para localizar peces activos y provocar ataques por reacción, son la evolución de la cucharilla de toda la vida. En días cuando los peces están activos, ambos señuelos pueden darnos buenos resultados, pero es en los que no, en los que se notan los avances y los detalles.

Vinilos
Podemos encontrar una gran variedad de modelos que imitan a peces pasto, cangrejos e insectos como lombrices, larvas, etcétera.  Lo que lo diferencia frente al resto de tipos de señuelos, es que un mismo señuelo de vinilo nos puede ser útil en distintas situaciones y escenarios de pesca, simplemente variando de montaje.  Estos montajes van a constar básicamente de anzuelo, vinilo y en algunas ocasiones plomo para que profundice más rápido, pero rara vez éste es superior a 3 gramos. A continuación comentaré alguno de los posibles:

Sin plomar. Cualquier vinilo puede ser montado solo o con anzuelo, ya sea tipo Texas, de mosquito o clásico, para pescar a la caída, siendo esta bastante natural, haciendo jerking a pocos centímetros de la superficie o recogidas continuas. Así trabajamos los señuelos a una velocidad baja y despertaremos el interés de peces apáticos o que se muestren desconfiados por exceso de presión de pesca en la zona.

Jighead. Es el montaje más típico de esta modalidad de pesca, en el que el anzuelo lleva incorporado el plomo debajo del ojal. Con el que podemos montar prácticamente cualquier vinilo y traerlo por el fondo a toquecitos, levantándolo levemente para dejarlo caer de nuevo, arrastrándolo despacito o en recogida continua a medias aguas.

Texas. Se trata de un vinilo con un anzuelo tipo Texas del menor tamaño posible, con un plomo de tipo bala que va libre en la línea, no hay nada que lo fije. Si fijamos este plomo se convierte en un montaje “Florida”, que es empleado para pescar entre coberturas poco densas debido a su escaso peso. Su función es parecida a la del montaje con jighead pero tiene algunas ventajas. Una de ellas es que al contar con el anzuelo oculto, es más apto para emplear en zonas en las que haya coberturas y estructuras en las que un anzuelo descubierto podría clavarse. La siguiente ventaja es que cuando el pez toma el señuelo, al no tener el plomo fijado, este se desliza por la línea y el pez no nota un peso excesivo o algo más duro de la cuenta que pueda hacer que desconfié; así nuestro tiempo para clavar es mayor, aumentando nuestra posibilidad de éxito.

Drop Shot. Es un montaje ideal para utilizar en zonas donde las truchas se encuentren profundas, localizadas y poco activas. El montaje consiste en un plomo que va en el extremo de la línea y por encima de él, colocamos el anzuelo con el vinilo. Con este montaje podemos mandar el señuelo al fondo y al estar el señuelo a unos 30 centímetros del fondo, jugamos con esa distancia en la que el señuelo cae lentamente mientras el plomo reposa en el fondo. El efecto es parecido a la pesca sin plomo, solo que si queremos bajar algunos metros, el plomo nos ahorra tiempo y el vinilo queda libre en la zona efectiva jugando con esos 30 centímetros de distancia entre el plomo y el señuelo.

Split Shot. Se trata de una variante del drop shot en la que colocamos un plomo de pellizco a unos 30 centímetros por encima de él. Conseguimos una caída del señuelo bastante natural en la zona donde es efectivo, ahorrando tiempo en que llegue al fondo. Con la punta de la caña vamos levantando el señuelo y esperando a que vuelva a caer al fondo. Pequeñas lombrices son ideales para este montaje.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.