Miércoles, 23 - Ago - 2017
Inicio » Black Bass » Picadas de depredadores por reacción

Picadas de depredadores por reacción

Picadas de depredadores por reacción

Texto y fotos: Dalien.

 

Hay ocasiones en las que los depredadores se encuentran muy activos, al acecho de todo lo que se mueva a su alrededor. En estos momentos es muy sencillo capturar un pez, pareciendo que no importa el tipo de señuelo, la presentación, el color o cualquier otro factor. Parece que solo basta con acercarles lo suficiente el señuelo para que se produzcan las picadas de depredadores por reacción

Alguien podría pensar que los peces no son muy listos y que es muy fácil su pesca, pero lo cierto es que esos periodos, en los que los peces se encuentran en ese estado de euforia, son muy cortos y bastante infrecuentes. El tema que nos ocupa hoy, las picadas por reacción, se producen cuando los peces se hallan totalmente inactivos y les incitamos a tomar el señuelo, activando su instinto depredador contra su propia voluntad o conciencia. Hay que diferenciar las picadas por reacción de las que no lo son. Muchas de las picadas que se producen cerca de obstáculos, cuando los depredadores están cazando, no son por reacción, muchas son las emboscadas tradicionales de los lucios o las clásicas persecuciones de los señuelos hasta debajo de nuestra barca, atacándolo en el último momento. Lo más importante en las picadas por reacción es la velocidad de señuelo, si bien también son factores que intervienen, la acción más o menos errática de los señuelos o colocarlos delante del pez. Esta técnica puede ser empleada por lucios, aspios, lubinas, carpas, truchas, anjovas y demás depredadores, tanto de agua dulce como salada.

La velocidad es el factor desencadenante más importante
Atacar a un pez herido que deambula por delante de la boca de un pez es algo que la mayoría de depredadores no pueden pasar por alto, incitándoles a atacar. Se trata de un blanco fácil y sin pensarlo dos veces, no van a dejar pasar la oportunidad. Algo parecido ocurre con los gatitos. Si le movemos delante de la cara algo pequeño a un gato, lentamente, lo mirará con interés, pero si se lo vemos de repente rápidamente, lo atacará sin pensar. Así funciona el instinto de los depredadores. Este hecho ocurre también con frecuencia en el mar, y es en ocasiones, la única manera de obtener una picada. Especies como las lubinas o los palometones, solamente son posibles de capturar si movemos rápidamente un señuelo ruidoso rápidamente por la superficie del agua. Ellos ven también nuestros señuelos cuando los movemos lentamente, les echarán un vistazo pero no lo atacarán, es solo curiosidad, pero si aumentamos notablemente su velocidad, el ataque será inminente.

Recuperar rápido no es solo efectivo con los depredadores de natación rápida, también es ideal para los depredadores de emboscada como el lucio o el bass, que también están dispuestos a desplazarse rápidamente para conseguir su comida. Hace dos años estuve probando la anguila dura de Savage Gear de 25 centímetros. Este señuelo tiene una cola grande que trabaja muy bien a velocidades lentas, por lo que al principio estaba presentándolo muy lentamente. Perdí varias picadas hasta que me di cuenta de que el problema podía radicar en que manejaba mi sueño demasiado lentamente. Así que subí la velocidad de recogida muy cerca de la superficie. Mi plan funcionó y clavé mi primer lucio recogiendo muy rápido y cerca de la superficie. Y no solo entraban peces pequeños. Me sorprendió ver peces persiguiendo mis señuelos desde distancias de 10 a 15 metros hasta mis pies.

También recuerdo una sesión de lucios de invierno en el famoso lago Húngaro S2. Fue muy difícil obtener una picada hasta que até una DaBush spinnerbait cerca de la superficie y de los juncos cuando de pronto y lucio saltó literalmente sobre mi spinner que estaba a 25 centímetros de la superficie del agua mientras la sacaba del agua.  para hacer otro molde precisa cerca de los juncos, cuando todos de súbito un metro pescado pescado literaria agua saltó a la spinnerbait que estaba ya fuera de agua 25 centímetros desde la punta de mi caña. Para concluir esta sección, recomiendo esta técnica que no será efectiva con todos los peces de una zona, pero recogiendo y pescando rápidamente una gran cantidad de agua, seguro que obtendremos picadas de algunos peces que no picarían de ninguna otra manera.

Acción errática
El otro factor más importante que desencadena picadas por reacción es la acción errática de algunos de nuestros señuelos. Movimientos erráticos clásicos de señuelos como jerkbaits, twitchbaits o jigging con vinilos. Los pescadores de truchas también conocen el poder de estos movimientos, como el de los impredecibles wobblers. Si recogemos con un ritmo constante, siempre obtendremos muchas menos reacciones. Por ejemplo con los twitchbaits, el secreto radica solamente en efectuar de vez en cuando una parada para desencadenar un ataque. Mi increíble viaje a pescar percas a Dinamarca en 2012 con Mads Grossel, fue todo un ejemplo. Estuvimos pescando en un lago que estaba repleto de grandes percas. No pesqué gran cosa hasta que no comencé a crisparlas con mi wobbler. Estos peces estaban allí todo el tiempo pero no reaccionaron a los señuelos tradicionales.  El movimiento errático del wobbler engañó a las percas una tras otra.

Los jerkbaits son señuelos de reacción e intento pescar con ellos como tales, empleando colores brillantes la mayoría del tiempo

He visto en muchas ocasiones atacar señuelos color firetiger con situaciones no asociadas con hambre que demuestran su eficacia. Es puro odio y reacción. Cuando veas un lucio de un metro seguir durante 30 metros un señuelo y atacarlo en aguas a 3ºC, sabrás lo que puede irritar este color. Los jerkbaits con su impredecible movimiento de lado a lado, tienen esta capacidad para provocar y llamar a los peces desde muy abajo, incluso cuando no están en modo de alimentación. Lo mismo ocurre con algunos “paseantes” y jerkbaits de vinilo que hacen subir a los depredadores desde muy abajo. En el caso de las luciopercas lo que más les suele llamar la atención son los señuelos en el momento de descender. Por eso en ocasiones es bueno poner un peso en la cabeza del jig un poco mayor, para que la velocidad en la caída sea más acentuada y les provoque una picada por reacción.

Aparición súbita y picada  territorial
El lago de lucios más cercano a mi casa, es muy poco profundo con agua limpia y un montón de nenúfares en la superficie. Si recogemos rápidamente sobre la vegetación haciendo que los señuelos aparezcan y desaparezcan, las picadas por reacción no se harán esperar. Nunca he visto un lucio cazar de esa manera, por lo que no se trata de una reacción por alimentación. Lo mismo ocurre con lombrices de vinilo al Texas para el bass o con las ranas tipo hollow baits que saltan de nenúfar en nenúfar.

La actitud de pesca por reacción
El porqué de este artículo no es demostrar que las picadas por reacción existen y pueden desencadenar un ataque, sino que esto no sucede por accidente y podemos provocarla con peces totalmente inactivos. Debemos tener esto en cuenta sobre todo cuando los peces no se hallen activos y ni podamos conseguir que se interesen por nuestros señuelos. La pesca por reacción no es para pescadores inexpertos, se necesita experiencia para saber cuándo es el momento para dejar de utilizar unas técnicas en concreto y comenzar a buscar picadas por reacción.

El especial caso del bass
Traté de evitar mencionar la pesca del bass en este artículo porque esta especie es la que más picadas por reacción nos puede deparar. El comportamiento del bass se rige completamente por su carácter agresivo y reacción oportunista. Un lucio, lubina, aspio, lucioperca o un pescado azul puede ser engañado en ataques por reacción, pero hay que cumplir con ciertas condiciones. El bass debido a que siempre se halla en cobertura o en estructuras, cualquier desviación del señuelo hace que el bass salga a ver qué es lo que pasa. Es un pez muy territorial ( al mismo tiempo pueden ser muy melindroso y reaccionar mal ante una fuerte presión de pesca) y muy agresivo, por propia naturaleza.

Al lado de una recuperación rápida de crankbaits, spinnerbaits o vinilos, el bass también va a reaccionar a un señuelo que golpea o es desviado por la cobertura. Si un crankbait flotante, choca con un tronco de madera, la picada no se hará esperar y se producirán ataques por reacción. La pesca del bass general se fundamenta en una presentación adecuada para que el bass ataque por reacción, incluso cuando no quiere comer. Por esta y otra muchas razones el bass es una de mis especies favoritas. He aprendido mucho participando en competiciones de pesca del black bass, sobre la confianza en la pesca, en las diferentes técnicas y en el aspecto mental que nos haga derivar en una jornada de pesca exitosa.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.