Sábado, 27 - May - 2017
Inicio » Carpfishing » Pescando carpas entre cangrejos

Pescando carpas entre cangrejos

Pescando carpas entre cangrejos

 abre-a-doble

Texto y fotos: Frank Granados.

 

Curiosamente, en las masas de agua donde los cangrejos son una verdadera plaga, los peces llegan a alcanzar unos colores impresionantes y unos tamaños respetables de una forma acelerada. ¿Casualidad? Está claro que no; los “americanos” proporcionan una fuente de alimento inagotable al alcance de la mano y muy rica en proteínas. Nosotros los pescadores, frecuentamos estos lugares en busca de nuestro “big one” personal.

 

Se ha escrito largo y tendido sobre cómo pescar cuando las aguas están infectadas de cangrejos, pero después de realizar los vídeos españoles underwater y ver cómo actúan estos crustáceos, debo decir que estábamos muy equivocados. Aunque con ciertos métodos conseguimos mantener nuestro cebo más o menos íntegro, los cangrejos destrozan el bajo de línea, lo anudan, lo pelan, los desfibran e incluso lo cortan literalmente. Para tener éxito y conseguir capturas no basta con tener cebo, además tiene que estar bien presentado con el bajo adecuado y aguantar la lucha tras la picada.

Fuera olores
Empezaremos por hablar de los montajes. La regla de oro es: No impregnes ningún olor en el bajo, ni durante la confección, ni la manipulación, ni el almacenamiento…. Hay que tener mucho cuidado ya que los cangrejos pueden detectar cualquier sustancia en el agua a distancias considerables. Antes de empezar a tocar los materiales hay que lavarse las manos con abundante jabón neutro (sin aromas añadidos) para eliminar cualquier rastro de olor, incluso el corporal. Nuestro cuerpo genera una grasa que cubre la piel de las manos, y al tocar cualquier objeto, dejamos restos de esa grasa, lo que conocemos como huellas dactilares. Otra forma de evitar las huellas es cubriéndonos las manos con guantes de silicona; los de látex no sirven pues tienen su olor característico que perdurará en lo que toquemos. En algunas de mis sesiones de pesca los cangrejos se habían comido la goma que cubre el clip rápido o habían maltratado el cono del clip del plomo e incluso el perrillo salía de color dorado cuando en verdad llevaba un recubrimiento negro. Intentaba buscar una explicación aun sabiendo que no había tocado previamente ningún cebo, líquido, harina, ni nada que pudiera impregnar el bajo; llegué a la conclusión acertada, mis manos añadían lo que yo tanto intentaba evitar: olor y grasa.

El montaje en sí
Después de dejar claro este punto, hablaremos del montaje en sí. Partiendo de la base del cebo flotante, usaremos un bajo con recubrimiento plástico como el N-Trap del color que más se adapte a los fondos que queremos pescar. La resistencia dependerá del tamaño de los cangrejos y oscilará entre 20 y 30 libras. Cortaremos 30 centímetros de N-Trap. Retiramos unos 15 centímetros de recubrimiento y anudamos una pequeña lazada en el extremo pelado de no más de 5 milímetros de largo. A continuación hacemos el hair a medida, para ello utilizo bolas de polispam a modo de modelo para no tener que manipular el cebo definitivo e impregnar su olor por el montaje ¡recuerda la regla de oro! Las bolas de polispam las podemos encontrar en los diámetros más comunes: 10, 15, 20 y 30 milímetros se utilizan comúnmente en trabajos manuales infantiles.

Para este rig me gustan tres tipos de anzuelos: Kurv Shank, Wide Gape X o Kontinental, los he ordenado de menor a mayor resistencia dependiendo de la exigencia del escenario, en contraposición diré que están ordenados también de mayor a menor potencia de clavada.

A continuación empezamos el nudo sin nudo dando tres vueltas sobre el hair y otras tres sobre la patilla del anzuelo desnuda para terminar metiendo el cabo por el ojal del anzuelo. Tiramos fuertemente del cabo para apretar el nudo, prestando especial atención al nacimiento de hair, debe salir justo por lo alto de la patilla de forma que el anzuelo permanezca en un plano totalmente vertical. Con este nudo, el anzuelo adopta una posición muy agresiva y se clavará de inmediato en el labio del pez. Por otro lado, este rig no requiere de elementos de precisión y ajuste como silicona, termorreducible o microanillas, ya que son muy fáciles de manipular por los cangrejos y cambiarían tanto la presentación del cebo como el potencial de clavada de nuestro montaje. El siguiente paso consiste en colocar un sinker al borde del recubrimiento plástico, justo antes de la zona pelada. Nos servirá para fijar la masiva de tungsteno; colocaremos tanta como sea necesaria para neutralizar la flotabilidad de nuestro cebo flotante, aunque este paso lo dejaremos para más adelante, cuando coloquemos nuestro cebo definitivo. Para finalizar, sujetamos el cabo, formamos una pequeña lazada sobre la que ataremos un nudo ocho.

img_0846r

Es el turno del cebo
Personalmente me decanto por un pop up ligeramente endurecido; en una escala del uno al cinco, el cinco sería duro como una roca y el uno, tierno (recién hecho). Elegiremos una bola de nivel tres que aún podemos pinchar con la aguja fina. Es recomendable un cebo con un olor sutil, a ser posible dulce y aumentaremos su poder de atracción usando un color llamativo. He visto como el hecho de ser flotante dificulta que el cangrejo lo tenga abrazado durante mucho tiempo, además, cuando consigue cortar un trocito, éste flota y no llega a comerlo. La bola flotante se le suele escapar de entre las pinzas llamando la atención de otros cangrejos cercanos provocando una lucha por el sustento. En verdad la flotabilidad ayuda a alargar la vida del cebo pero por sí sola no es suficiente, es necesario dotar al cebo de una superprotección llamada super wrap. Se trata de un plástico termorreducible transparente con el que envolveremos el boilie. Es muy fuerte y conserva la forma aun después de los incesantes ataques de los cangrejos. Viene perforado para no aislar el aroma del cebo pero a la vez impide que los “americanos” puedan trocearlo. Otro punto a su favor es la suavidad, es un plástico realmente escurridizo por lo que se vuelve más difícil de abrazar por los cangrejos. Después de horas de grabación he constatado que los cangrejos perdían el interés por el pop up rápidamente, no persistían más de cinco minutos ya que no conseguían comerlo. En el tiempo que lo mantenían entre sus pinzas, lo giraban y lo giraban buscando un punto débil  por donde atacarlo pero se rendían.  Me di cuenta que el único sitio por donde lograban agarrarlo era por el tope del boilie y en las primeras pruebas llegaban a extraerlo con relativa facilidad. Empecé a usar los topes extenda de korda, en concreto los más cortos pero incluso éstos llegaban a quitarlos pasado un tiempo. Entonces eché mano de los de tamaño medio y más tarde de los largos. Cuanto más largo sea el extenda, más complicado le resulta quitarlo pero tiene un inconveniente, los topes medium y sobre todo los largos, generan un hueco profundo y ancho por donde el pop up va absorbiendo agua y por tanto, su flotabilidad se ve mermada a corto plazo. Esta pequeña desventaja se neutraliza en cierto modo al usar el superwrap ya que este plástico impide que el 80 por ciento de la capa superficial del boilie entre en contacto con el agua y por tanto no puede absorberla, es más, las zonas cubiertas conservan el color original mientras que la parte de los agujeros se van aclarando. No obstante, en la búsqueda del tope perfecto, me di cuenta de la solución, estaba delante de mis ojos pero no la veía. Tan sólo tenía que colocar el tope bajo el trozo de superwrap, es decir, insertaba el boilie en el hair y después situaba el trozo de plástico tapando el tope y para terminar lo reducía con el vapor, quedando el extenda imperceptible incluso al tacto. Otro factor positivo de la protección superwrap es que no cede ni una micra de milímetro, sin embargo, el boilie aumenta su volumen al ir absorbiendo agua entorno a los agujeros y este exceso de boilie se va “desbordando” también por los agujeros del superwrap haciendo un cebo aún más atractivo.

Los cebos libres
Es complicado atraer a una carpa con una única bola y sobre todo entre tanta “comida natural roja”. Tenemos que poner algunos cebos libres cerca de la trampa pero ¿qué ponemos? ¿más bolies? ¿semillas? ¿pellets? Después de ver los vídeos underwater hemos podido comprobar que los cebos libres duraban poco cerca del anzuelo, los cangrejos los agarran y corren a esconderse para comerlos tranquilamente. Cuando pescamos entre una gran cantidad de cangrejos, esto puede significar que en 15minutos ha desaparecido medio kilo de semillas o de boilies, por no hablar de pellets. La solución ha sido malla de PVA con harinas finas. Con 24 horas de anterioridad mezclo harinas muy finas a las que añado líquido concentrado del sabor del pop up, aceite de atún y aceite de salmón. Al humedecer las harinas con antelación conseguimos que las partículas finas de las harinas se humedezcan completamente cogiendo un 20 por ciento más de volumen. Al día siguiente hago mallas de PVA que lanzo en las proximidades de mi cebo de anzuelo con la ayuda de un tirador o un cohete cebador. Para poner junto a mi cebo hago también una malla de las mismas harinas pero hecha de una forma especial. Relleno el tubo, empujo la mezcla con el kompressa y cuando ha salido por la parte trasera del tubo, saco el kompressa y añado un centímetro de arena del suelo y no la comprimo, simplemente dejo salir un poco de malla y la anudo evitando tocar la parte de los atrayentes. En esta parte con arena será donde engancharé mi anzuelo, así evito que el anzuelo se impregne de olores. En algunos fragmentos del underwater observé que los cangrejos cogían el boilie pero no lo atacaban sino que se sentían atraídos por el anzuelo y le metían tanta caña que en ocasiones llegaban a despuntarlo. Y todo por el simple hecho de enganchar una malla de PVA ¡Recuerda la regla de oro!

La ventaja de las harinas finas
Son súper atrayentes para los cangrejos pero en verdad no pueden comer prácticamente nada. Van llegando cangrejos que se pelean sobre la malla y la esparcen en un círculo de unos 50 centímetros de diámetro. Las harinas empiezan a mezclarse con los sedimentos del fondo y los cangrejos van haciendo un cráter en busca de lo que ya no ven pero aún huele por todos lados. Los “americanos” se concentran en esta zona y no huyen con un cebo entre las pinzas pues no hay nada que coger, a la vez, los peces se sienten atraídos por el olor de las harinas de la malla y ante tal concentración de cangrejos, pero al acercarse, éstos salen todos huyendo y ¿qué es lo que queda ahí estático y atractivo? Sin duda alguna, nuestro cebo de anzuelo. Siempre se ha recomendado no usar bajo ningún concepto mallas de PVA en el bajo, pero en verdad he podido comprobar que es la mejor opción, con diferencia.

El error más común es insertar o atravesar la malla con el bajo; al hacerlo de esta manera, el bajo queda totalmente impregnado con los líquidos y reciben las voraces embestidas de los cangrejos ya que éstos lo identifican como algo comestible.

Utilizando el bajo de línea que expliqué anteriormente con su malla “especial” enganchada del anzuelo, cuando la lanzamos y llega al fondo, el PVA se derrite y el anzuelo queda libre, flotando y alejándose de las harinas unos 5 centímetros, justo la distancia entre la bolita de masilla de tungsteno y el cebo de anzuelo, esto elimina la posibilidad de que el trenzado del bajo llegue a impregnarse de algún líquido que atraiga a los crustáceos. Podemos echar también algunos boilies sueltos pero todos acaban demorados bajo una piedra, bajo un palo o bajo cualquier cosa donde pueda esconderse un cangrejo. En verdad, mientras lo comen crean sin querer una zona de atracción porque el boilie va soltando sus aromas hasta el último momento. Haciendo pruebas he conseguido resultados pero poniendo en el agua bolas duras como piedras para alargar su vida sobre 1 hora, no duran más. En estos casos es interesante lanzar boilies cada hora con ayuda del cobra, así mantendremos siempre la zona atractiva intentando ponerlos lo más próximos al cebo de anzuelo. Lo más eficiente es lanzar una combinación de bolas duras y mallas de PVA con el cobra y el titrador respectivamente.

dsc_0121r

Los cebos de plástico
Por último, pero no por ello menos importante, hablaremos del método anti-cangrejo que usa el 90 por ciento de los pescadores; los cebos de plástico. Algunas marcas de prestigio, pero pocas, fabrican cebos de plástico que realmente aguantan los ataques de los cangrejos. Lo que suele hacer la mayoría de los pescadores es echar estos cebos en remojos potentes y olvidarse de ellos hasta que los necesitan o directamente comprar los plásticos en botes con dips ya incluidos. Los plásticos absorben el líquido y el olor hasta la médula e incluso llevan a adoptar el color del remojo. Después, simplemente se sacan y se colocan en el hair pero ¿qué es lo que pasa cuando los cangrejos están muy activos? Muchos ya conocéis la respuesta; los americanos le meten tal paliza que en ocasiones sacamos el bajo cortado, sin cebo ni anzuelo. El error más grave suele ser infringir la regla de oro. Aunque no toquemos el bajo, el simple hecho de colocar un cebo plástico sumergido por años en un dip, hace que dicho remojo se expanda por el hair trenzado de igual forma que cuando metemos parcialmente una tira de papel en un vaso de agua, el agua sube empapando el papel. Una vez que el trenzado ha absorbido líquido del remojo, estamos completamente perdidos, los cangrejos no dejarán tranquilo el cebo hasta que se hagan con él; quitarán el tope, anudarán y desfibrarán el bajo, sacarán el cebo del hair e incluso, como he dicho antes, lo cortarán. ¿Hay alguna solución con estos cebos plásticos? Si, claro, por supuesto. En primer lugar no comprar cebos plásticos remojados, éstos quedan totalmente descartados cuando el cangrejo está a tope. Por otro lado, Korda tiene plásticos con aromas sutiles pero sin ir inmersos en ningún líquido. En su abanico de productos podemos encontrar granos de maíz y Dumbell de diferentes colores, tamaños y sabores.  Con estos cebos estaremos seguros de que no infringiremos la regla de oro pues por mucho que los apretemos y manipulemos nunca expulsarán ningún líquido, además, los Dumbell vienen perforados para atravesarlos fácilmente y los tengamos que manosear lo menos posible. En caso de que los cangrejos estén muy excitados, usaremos un poco de superwrap cubriendo la zona del tope, así evitaremos que el extenda sea quitado y eliminaremos este punto débil de igual forma que lo hacemos con los boilies naturales.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.