Miércoles, 23 - Ago - 2017
Inicio » Atlas de Pesca » Pesca en Escatrón y Chiprana

Pesca en Escatrón y Chiprana

Pesca en Escatrón y Chiprana: A por luciopercas y siluros ¡ya!

SiluroEscatron

Texto y fotos: Alberto Millán.

Con los últimos días del invierno y principios de la primavera llega uno de los mejores momentos del año para pescar, quizás no es una época en la que vaya a verse mucha actividad, pero es especialmente indicada para la captura de grandes ejemplares, sea de la especie que sea.

Estos últimos días de febrero y todo el mes de marzo, sin ser la mejor época para nada, cierto es que podría decirse que es buena para todo, pues muchas especies como el caso del siluro empiezan a mostrar los primeros síntomas de actividad tras la el parón invernal, siendo más que posible la captura de peces realmente grandes. Otras, como es el caso de las luciopercas, están preparando la freza y se encuentran más accesibles que nunca y por norma general bastante próximas a la orilla.

¿Es posible pescar las dos especies?
Y de estas dos especies vamos a tratar en esta ocasión y de cómo es la pesca en estos meses en la zona comprendida entre Escatrón y Chiprana, así como de que es más que posible compaginar o alternar la pesca de sus dos especies de depredadores como son el siluro y la lucioperca.

Por norma general, para la pesca en Escatrón y Chiprana, y aunque en determinados lugares ambas convivan, en nada se parece afrontar una jornada tras los siluros a lance o a las rollizas luciopercas que pueblan este extenso tramo, pero en estas fechas es más que probable y hasta habitual el que pescando siluros al lance, alguna o algunas luciopercas ataquen los señuelos destinados a los bigotes.

Pudiendo afrontar un día de pesca a una especie u otra o incluso ambas dedicándole algunas horas a cada una de ellas en función de las condiciones del agua o de la hora del día, etcétera…

Saber adaptarse a las condiciones
En estas fechas no es nada descabellado que el río Ebro venga con riada, con un nivel bastante más alto de lo habitual y las aguas achocolatadas. Con esas condiciones casi podemos olvidarnos de la pesca de la lucioperca pues lo tendremos sumamente complicado, ahora bien ganaremos muchos puntos y posibilidades si buscamos siluros al lance contando con serias posibilidades de hacernos con un “dos metros -2M-”.

Puede ocurrir también que el Ebro baje con un nivel normal de agua y un color verdoso, en este caso la pesca de la lucioperca ganará enteros, pero por el contrario lo tendremos más complicado con los “bigotes”, por eso es importante planificar la salida de pesca y adaptarse a las condiciones del momento, decantándonos por una u otra especie… o ambas dependiendo de las condiciones que se den.

No es la primera, ni segunda vez en que uno de estos locos días de febrero-marzo, dedicando unas horas de pesca individualmente a cada especie, hacer un doblete con un “2M” y una gran lucioperca, y aunque a veces la fortuna se alía con nosotros y se da el caso de que buscando siluros, la sorpresa aparece en forma de lucioperca, lo suyo es pescar cada especie individualmente y de la forma más correcta posible

Siluro, batiendo mucha agua
Batir mucha agua, cuanta más mejor. Pero ojo, esto no consiste en lanzar por lanzar, sino en hacerlo con cabeza buscando puntos concretos, ahora hay que desestimar esas playas someras que van ganado profundidad muy paulatinamente pues no hay presencia de carpas y no tienen ningún sentido el que un “2M” se adentre en ellas.

Si el río viene con crecida y el tiro de agua es importante, es mejor buscar los descansos que ralenticen ese tiro de agua con pequeñas islas, árboles, curvas del río o cualquier otro obstáculo que frene ese tiro de agua, o en el caso de que no exista esa corriente pescar plataformas y zonas con un rápido acceso a profundidad

Cañas de spinning o casting de hasta 2-4 onzas y carretes de calidad, tamaño 4000-5000, líneas trenzadas de un 0,35-0,40mm y señuelos de vinilo tipo pikie o grub, plomados con 12-15 gamos. Es todo lo que necesitaremos.

LuciopercaChiprana

Lucioperca, hay que localizarlas
No es ésta la zona del embalse que cuenta con una mayor presencia de estos peces, sus fondos principalmente de barro no son los mejores aliados de esta especie, pero por el contrario sí que el tamaño medio es bastante superior a lo que conseguiremos en el embalse aguas abajo. Como he citado en más de una ocasión, muchas de las luciopercas que llegan hasta esta zona lo hacen con el propósito de desovar siendo ya peces adultos y entrados en kilos.

Pero que no haya una exagerada población no quiere decir que en determinados lugares no haya una buena presencia de ellas, lugares concretos de fondos casi siempre pedregosos que es conveniente conocer previamente.

Aquí el éxito no se basa en batir mucha agua, ni mucho terreno como en el caso del siluro, sino de pescar despacio esos “hot spots”, casi siempre aislados entre sí

Cañas entre 2,10 y 2,40 metros si se pesca desde embarcación, y entre 20-40 gramos de acción, carretes tamaño 1000-2500 cargados de una línea trenzada de 0,16-0,20 mm. y pequeños grubs o pikies de vinilo, o un pez muerto manejado en una montura Drachkowitch.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.