Miércoles, 23 - Ago - 2017
Inicio » Lucio » Irlanda: whisky, té y lucios

Irlanda: whisky, té y lucios

Irlanda: whisky, té y lucios

Texto y fotos: David Negredo.

 

Paisajes llenos de verde, naturaleza, lluvia, música en vivo, té, cerveza y whisky. Son algunas de las cosas que recuerdan los visitantes de esta gran isla, “Éire”. Una gran isla, con un duro clima, codiciada por muchos, desde los vikingos a los ingleses, en la que la naturaleza todavía se encuentra en un estado de salud bastante óptimo.

 

Batida por las bravas aguas del mar Atlántico, el mar de Irlanda y el mar Céltico, y bien remojada casi a diario por incesantes borrascas, la isla está llena de ríos y lagos de aguas oscuras, con el color del típico té irlandés. Y son estas teñidas aguas, las que sustentan una cantidad y calidad de fauna ictícola que haría las delicias de cualquier pescador de agua dulce.

Especies depredadoras
Vamos a ver por separado todas las especies depredadoras que podemos pescar en Irlanda.

Percas fluviatilis. En abundancia y tamaños hasta 2 kilos que una vez localizadas, y dada su agresividad, nos proporcionarán ratos inolvidables.

Trucha fario y trucha ferox. La abundancia de truchas que podemos encontrar en algunos ríos y lagos de la isla, es algo complicado de explicar, y no solo hablamos de cantidades, sino también de sus tamaños. Y esto a pesar de la presión de pesca existente, ya que en Irlanda, la pesca parece el deporte nacional. Pero no es llegar y besar el santo, allí las migraciones de lagos a ríos, y los movimientos dentro de los lagos debidos al viento y las corrientes, están muy marcados, así que solo un buen conocimiento del escenario nos garantizará el éxito. En cuanto a las truchas ferox, así han denominado allí a esos enormes ejemplares cercanos al metro de longitud, con hábitos pelágicos y cuya dieta está basada básicamente en peces.

Salmones. Otra de las joyas de Irlanda, y que abundan como antaño debieron hacerlo en España. Claro, los grandes entran primero y en menor abundancia, si bien, si queremos asegurarnos la pesca, mejor ir durante el verano, aunque el tamaño se reduce, pero aumentan las cifras de añales.

Monster pike. Vamos, el lucio de toda la vida… Y este fue el que nos hizo desplazarnos hasta allí, buscando jornadas llenas de ejemplares de tamaño, que quedarán para siempre grabadas en nuestras retinas. El lucio es el gran depredador de las aguas irlandesas, y su densidad de población junto con sus tamaños, hacen que en estas aguas teñidas obtener un ejemplar que sobrepase la barrera psicológica del metro, sea lo que podemos esperar de una jornada de pesca.

Localización de los peces
Pero no todo es tan fácil como lo parece, escrito en dos líneas y acompañado de cuatro fotos. Las masas de agua irlandesas son tan extensas que cuando te embarcas, sientes que estuvieras flotando en el mar. Incluso las olas, ocasionalmente son más grandes que en el mar. Recuerdo una jornada en que para pasar de una recula a otra, debíamos sacar la barca con el remolque cada vez y volver a meterla en otro sitio, ya que las olas eran tan grandes que imposibilitaban navegar en “lago abierto”.

Los movimientos de los lucios también son muy marcados con el clima, las estaciones, la freza, etcétera, como en cualquier otro escenario, pero al ser estos lagos tan grandes, si erramos en la localización, podemos llevarnos fácilmente un “bolo”, a pesar de la riqueza de estas aguas. Eso sí, si damos con ellos, podemos vivir una buena sucesión de ejemplares de buen tamaño

Épocas más favorables
Sin duda, la primavera es la época en la que yo recomendaría pescar en Irlanda. Al tratarse de lagos naturales, nos encontramos ante escenarios que nada tienen que ver con los spots españoles. El nivel se mantiene constante, y el desarrollo de vegetación en las zonas someras, no depende del nivel de cada año, por lo que estas zonas son ocupadas año tras año por los lucios en la época de freza, y claro si acertamos en la pre-freza o en la post-freza habremos dado en el clavo, porque nos encontraremos pescando en unas aguas infestadas de lucios de buen tamaño, en el momento del año en que se amontonan y están más accesibles a nuestros señuelos, y en un escenario entre el metro y los dos metros de profundidad, donde los ataques a nuestros señuelos nos harán asustarnos en ocasiones. Ver como se abren las algas del fondo y aparece tras nuestro señuelo una de estas bestias con la boca abierta, es algo que nadie se cansaría de ver.

Y si sumamos el tener unas cuantas picadas consecutivas de ejemplares rondando el metro, en apenas un metro de agua, aquí ya no vamos a poder con los nervios. Son puntos concretos dentro del lago donde se producen estas concentraciones. La primera jornada que disfrutamos en Irlanda, estuvimos toda la mañana a cero, hasta que cambiamos de punto, y en media hora sacamos cuatro ejemplares rondando el metro.

No es que no se pueda pescar en otras épocas, pero la pesca es más monótona y aburrida, y los peces se encuentran más dispersos y profundos, aunque con un buen manejo de la sonda, no hay que olvidarse de que estamos en Irlanda…

Señuelos
La pesca se realizó básicamente con jerkbaits, swimbaits y streamers, debiendo tener en cuenta que cuando hablamos de pescar en primavera, lo haremos en spots llenos de algas, por lo que dependiendo de los señuelos, estaremos en cada lance recogiendo vegetación como para hacer una ensalada. Por lo tanto mejor con anti-enganches o que apenas bajen de la superficie, ya que, con tan poca profundidad, cuando pasemos por encima de su cabeza, el lucio subirá como un relámpago, a pesar de que no lo habremos visto previamente.

Zonas de pesca
Como todo, en este tipo de viajes, y como en la pesca en general, cuanto más lejos de la civilización, mejores lugares, mejores entornos, y mejor pesca, ya que la presión de pesca se hace notar tremendamente.

Para mí, la zona más conservada e intacta de Irlanda es el oeste y noroeste, y aunque no conozco toda la isla, sí que puedo decir que todo el entorno de Cong y alrededores, es un punto de partida idóneo, y de ahí al norte, también hay muchas aguas poco presionadas.

Información al viajero
Irlanda no es un lugar caro en comparación con España, de hecho, resulta incluso más barato que nuestro país:

Vuelos: Compañías low cost operan desde España a Irlanda. Podemos estar hablando de 90 euros ida y vuelta, e incluso a veces mucho menos.
Coche: Llegamos a Dublín, así que tendremos que desplazarnos hasta la periferia. Mi recomendación es alquilar un coche y desplazarnos a nuestro antojo. Es muy barato, y hoy en día con la ayuda de un navegador llegaremos a cualquier parte. Solo necesitareis en el equipo, de un osado conductor que se atreva a conducir por la izquierda.
Alojamiento: Podéis encontrar alojamiento en muchas casas de huéspedes por 20 euros por persona y día en lugares realmente acogedores. Y también tenéis la oportunidad de alojaros en pequeñas casas de alquiler, que abundan. Nosotros elegimos una bonita casa con una sola habitación por 300 euros la semana.

¿Con guía o sin guía?
Podéis alquilar una barca por unos 60 euros más gasolina al día, o podéis contratar a un guía de pesca por 150/día, una persona, o 200/día, dos personas, y tendréis barca, coche, bebida caliente, comida casera caliente, y os pondrá, si el guía es bueno, delante de los grandes lucios. A mí personalmente no me gusta viajar con guía, y en mis viajes siempre lo he hecho por libre, salvo en esta ocasión, en que el precio me pareció justo para el servicio que me ofrecían, y decidí ahorrarme tiempo en la localización y disfrutar de la pesca. En concreto, yo fui con Tomi, al que podéis contactar a través de [email protected] No tengo ningún beneficio al recomendarlo, pero por su trato, servicio y profesionalidad he querido mencionarlo.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.