Miércoles, 29 - Mar - 2017
Inicio » Black Bass » Basses en aguas frías

Basses en aguas frías

Basses en aguas frías

Texto y fotos: Carlos García.

 

El siempre prolífico en capturas otoño, va tocando a su fin y tras él llega el frío y crudo invierno. Con la bajada de temperaturas muchos de los pescadores de bass en nuestro país se preparan para el parón invernal, pero son cada vez más los que no cesan en su empeño de seguir pescándolos durante todo el año. ¿Es posible pescar basses con garantías de éxito en invierno? Con este artículo vamos a repasar las claves para que nuestras jornadas de pesca tras el centrárquido durante esta época sean más productivas.

 

Por todos es sabido que el black bass disminuye mucho su actividad en los meses más fríos del año. En ocasiones parece que han desaparecido de nuestros embalses, pero los peces siguen allí, solo hay que elegir bien las zonas donde será más fácil conseguir alguna captura.

Durante la época invernal los basses cambian de zona y eligen otros lugares donde pasar el invierno, abandonan zonas someras y se trasladan a zonas con más profundidad, es allí donde centraremos gran parte de nuestra jornada de pesca.

Las zonas de transición entre aguas poco profundas y zonas con más profundidad son siempre zonas a tener muy en cuenta en esta época del año. Los grandes cortados de piedra son otro punto muy a tener en cuenta en esta época, ya que son zonas con gran profundidad y seguro que albergan buenos peces.

Las grandes estructuras que encontramos en las zonas profundas del embalse como puentes y edificaciones son otra zona más que recomendable para lograr buenas capturas durante el invierno y cómo no, las zonas con vegetación sumergida son otro punto caliente, los grandes bosques sumergidos siempre dan cobijo a los depredadores.

Si logramos elegir bien nuestra zona de pesca tendremos muchas más posibilidades de éxito en nuestras jornadas.

¿Qué comen en esta época del año?
Otra forma sencilla para tener éxito en invierno y poder localizar con más facilidad a los basses, es buscar su alimento. Si conseguimos localizar las grandes bolas de alburno tenemos mucho ganado, ya que los depredadores se desplazan por el embalse persiguiendo a sus presas.

Una vez localizado su alimento es cuestión de pescar estas zonas hasta que los peces se activen y las capturas no tardarán en llegar. Un elemento indispensable para poder localizar al pez pasto son las sondas.

Estas herramientas cada vez más sofisticadas y de mayor resolución, nos facilitan mucho la tarea a la hora de buscar peces.

Horas más productivas
En invierno también cambian los horarios. Si el resto del año las primeras horas del día y el anochecer son los mejores momentos para intentar engañar a un buen bass, en invierno la cosa cambia.

Debido a las bajas temperaturas, los basses disminuyen su actividad en las horas más frías del día y aprovechan las horas centrales del día cuando el sol hace ganar al agua algunos grados, para salir de caza.

Así que un buen consejo para afrontar nuestras jornadas de pesca es aprovechar las horas de más calor, que serán cuando los peces muestren una mayor actividad.

Señuelos que no suelen fallar
Los señuelos, sus tamaños y colores, son también algo que debemos adaptar y modificar según la estación del año en la que estamos. El invierno no es una excepción y por ello debemos seleccionar qué señuelos se adaptan mejor para esta época de frío. A nivel personal opino que es época de señuelos grandes y voluminosos.

El bass, sumido en pleno letargo invernal, no dudará en moverse para atacar una gran presa que le pueda aportar una buena cantidad de alimento. Es tiempo de sacar de paseo nuestros swimbaits, estos grandes señuelos tienen un gran poder de atracción para el bass por lo que los hacen un señuelo ideal para estos meses más fríos.

Los montajes en vinilo, ya sean al Texas, drop shot, jika rig, etcétera, son muy buenos señuelos para esta época de invierno, eso sí, adaptando su peso y subiendo su tamaño para poder llegar a las zonas donde ahora se encuentra el bass y así llamar su atención.

Los grandes crankbaits de profundidad son otro excelente señuelo, provistos de grandes baberos nos permitirán llegar donde se encuentran los basses. No podemos olvidar las spinnerbaits ya que son otro excelente señuelo para esta época.

Eso sí subiremos de peso y tamaño, una gran spinnerbait haciendo slow rolling, rastreando los fondos es sinónimo de buenas capturas.

No olvidemos nuestro equipo de finesse durante el invierno. En mis salidas de orilla suelo llevar solo dos equipos, uno muy potente para poder lanzar grandes y pesados señuelos y otro es un equipo de spinning muy ligero.

Suelo utilizar técnicas finesse cuando localizo un buen ejemplar a pez visto y no hace caso de los señuelos grandes. Es el momento para hacerlo picar con montajes mucho más livianos.

Es aquí cuando una pequeña lombriz a wacky o un split shot, hacen confiarse al bass que no dudará en atacar nuestro pequeño señuelo, consiguiendo así su captura.

Dos buenas armas: paciencia y confianza
Atrás quedaron las jornadas de un frenesí de capturas desmesurado, es tiempo de poco y bueno. Por lo general los ejemplares de pequeño tamaño no suelen mostrar actividad durante la época de invierno, son los grandes ejemplares, los que en determinadas horas del día sienten la necesidad de alimentarse y muestran algo de actividad.

Debemos olvidar jornadas pasadas abundantes en capturas y mentalizarnos que la pesca del black bass en invierno es muy dura. Serán muchas las jornadas sin tener una picada, incluso sin ver un solo pez, pero la perseverancia y la confianza en lo que estamos haciendo nos llevará al éxito.

La clave es elegir una buena zona e insistir sin cesar haciendo bien las cosas hasta que llegue la recompensa en forma de “big bass”.

Equipos más efectivos
Los equipos a utilizar en la época de invierno son los mismos que en otras épocas del año, eso sí, debemos adaptar nuestro equipo a los señuelos que vamos a utilizar.

Si vamos de orilla nos limita bastante el poder llevar un equipo para cada técnica, por lo que utilizaremos un equipo potente y muy polivalente, que nos permita lanzar grandes señuelos y poder pescar utilizando diferentes técnicas.

También llevaremos un equipo mucho más ligero con el fin de poder tentar a esos esquivos basses con técnicas finesse.

Si pescamos desde embarcación la cosa cambia en beneficio nuestro, ya que nos es mucho más cómodo el poder llevar todo nuestro material y llevaremos un equipo adaptado a cada una de las técnicas y señuelos que vamos a utilizar en nuestra jornada de pesca.

Conclusión
Años atrás parecía algo increíble el poder capturar basses durante los meses más fríos, y si conseguíamos alguna captura era algo ocasional. Es durante el invierno cuando esta pesca se torna más dura con nosotros, con jornadas bajo cero luchando contra la climatología y sin conseguir capturas en gran parte de nuestras salidas, nos hacen en ocasiones pensar en dejarlo y esperar tiempos mejores, pero no…

Seguiremos jornada a jornada gracias a la pasión y devoción casi enfermiza que procesamos a este diablo verde, y cuando por fin llega la ansiada captura, todo cobra sentido y todos los esfuerzos se ven recompensados, así que ¡prepárate, que ya llega el invierno!

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.